La alfabetización informática en educación primaria
Fernando Escobar Zúñiga
 
  La enseñanza de la computación es una demanda que parece ineludible para la escuela hoy. Los padres de familia, preocupados por el futuro de sus hijos, así como las múltiples voces que repiten la importancia y la presencia cada vez más amplia de las tecnologías constituyen algunas de las presiones frecuentes para instaurar proyectos de computación en las escuelas.
   
  La respuesta más común frente a esta demanda ha sido establecer "clases de computación": Las tecnologías vistas como un contenido más del currículo. Aún y cuando se reconoce el potencial de las tecnologías para favorecer el aprendizaje, los proyectos se han centrado en habilitar a los estudiantes en su manejo. Se entiende la demanda, ese "saber computación" como operar los equipos y utilizar diversas aplicaciones comunes.
   
  Los propios libros de computación que han desarrollado las principales editoriales -al menos en México- enfatizan el conocimiento de la computadora, sus componentes, su manejo, algunas de sus posibilidades principales. Introducen aún desde el nivel de primaria aplicaciones diversas.
   
  En el fondo se interpreta que el dominio del equipo es indispensable para su aplicación. No se equivocan. La diferencia está en el enfoque pedagógico que se ha seguido al respecto. El supuesto de que primero aprendo su manejo y luego puedo utilizarlo es equívoco. Ahora sabemos que el dominio de las herramientas, como muchos otros aprendizajes, se logra a través de procesos, se incrementa en forma paulatina y se alcanza con mayor efectividad si está ligado a una tarea significativa para el sujeto.
   
  Desde la perspectiva que siguen muchas instituciones en la actualidad, la estrategia correcta ha sido impartir una clase, sobre el tema de la computación. Este artículo presenta otra alternativa, a partir de la reflexión de diversas experiencias observadas, se estima que la mayor parte de los dominios básicos, aquellos que componen la alfabetización informática elemental, son alcanzables como un producto paralelo al uso de los recursos informáticos en la realización de otras actividades académicas.
   
   
  Definir alcances
   
  Un primer aspecto a definir son los dominios esperados, pues hay claras diferencias. Una tendencia apuesta por responder a la evolución tecnológica, conforme aparecen nuevos recursos, intentan incluirlos. En este momento la Internet. Otra mira con más modestia y se conforma con los aspectos más básicos.
   
  La clave como siempre estará en la claridad y adecuación de los objetivos. Si existe un para qué y una estrategia educativa definida, muchos de los tópicos son manejables y alcanzables. No se debe perder de vista sin embargo, los aspectos implícitos en cada uno de ellos. El uso de la Internet como herramienta de investigación supone que se trabajan de manera formal las habilidades de investigación y que el nivel o competencia esperados son acordes con la edad y conocimientos previos de los estudiantes.
   
  Retomo, para ilustrar la idea de un currículo la descripción realizada para un proyecto con un grupo de colegios en nuestro país. Debo aclarar que sólo se describen los aspectos relativos a la herramienta, tema central de este escrito, el currículo completo incluye aspectos relativos a habilidades y actitudes, además de reconocer el currículo general (SEP) relativo a las áreas de estudio.
   
  PRIMARIA 1
  En dominio de herramientas
 
1. Interacción básica con los recursos informáticos: Operación básica del equipo (encendido y apagado) reconocimiento del ambiente de trabajo, acceder a cualquier aplicación en este entorno.
2. Manipular los dispositivos más comunes de la computadora: el propio CPU, monitor... encendido - apagado, unidades de disquete (grabar, recuperar, borrar), unidades lectoras de CD-ROM. Manejo del ratón: apuntar, seleccionar, arrastrar.
3. Cuidados del equipo.
4. El teclado, teclas especiales y su función, ubicación de todas las teclas, posición de las manos (disposición sobre el teclado.).
5. Aplicación de herramientas de uso general (nivel básico 2):
Podrá generar documentos en texto, dibujos, presentaciones
Sencillos, de poca extensión, pero con una distribución y diseño adecuado de los objetos (márgenes, tipografía, formato del texto, organización del texto: viñetas, párrafos)
6. Adecuación del producto a la situación de uso: para una presentación de tema (exposición), un trabajo escrito, un periódico mural.
7. Utilizar según necesidades otras aplicaciones o accesorios básicos del mismo ambiente: calculadora,
8. Organización y manejo de la información con herramientas informáticas: archivos; carpetas, nombres, grabar, recuperar, movimientos de archivos, copia a disquete.
9. Intercambiar información entre aplicaciones:
Copiar, cortar, pegar, en general uso y posibilidades del portapapeles.
   
   
  ¿Cómo hacerlo?
  La propuesta metodológica
   
  La idea es, con un currículo como el descrito, con un tiempo promedio de una o dos sesiones a la semana que disponen el común de los colegios es posible ir avanzando en el dominio de conceptos y operaciones relativas a la informática.
   
  Ejemplifico. Mientras utilizo un programa como el rompecabezas (Sistema Kids PC™), puedo trabajar al mismo tiempo el dominio del ratón, el concepto de sujetar (seleccionar) un objeto y arrastrarlo, el uso de los botones derecho e izquierdo, que se consideran dominios informáticos.
   
  Puedo también introducir en una sesión las diferentes partes de la computadora, de preferencia poco a poco, y luego realizar una actividad ligada al aprendizaje de un concepto cualquiera del currículo general y durante ésta referir los nombres de las partes, reafirmando, pidiendo a los chicos que verbalicen, las mencionen.
   
  El ejercicio puede continuar en sesiones posteriores donde además, durante la sesión nos damos la oportunidad de comentar las funciones de cada una de las partes de la computadora.
   
   
  Ser sistemático
   
  La efectividad de una metodología así -y de la mayoría de los métodos de aprendizaje- depende del trabajo sistemático. Cada sesión, cada semana o mes, con un objetivo bien definido, tocamos los temas relativos a la informática, repasamos los vistos antes, hacemos referencia a ellos cada vez que estemos haciendo una operación que nos permita referirlos.
   
  No se olvide también de utilizar los términos correctos, por supuesto que algunos de ellos les parecen extraños en las primeras ocasiones a los niños. El problema para su comprensión, no es la complejidad de la palabra, sino del concepto. Si éste exige competencias mayores, se le dificultará aún y cuando el nombre sea sencillo.
   
   
  En resumen
   
  La propuesta intenta resaltar que el enfoque centrado sólo en el aprendizaje de las herramientas, impulsado por la necesidad de "alfabetizar en informática" a nuestros estudiantes, es limitado. Los dominios básicos esperables en los egresados de la educación primaria son alcanzables en forma paralela al tiempo que se trabaja en otras actividades académicas.
   
  Este enfoque permite aprovechar los recursos informáticos para enriquecer los entornos de aprendizaje, favorecer la obtención de otros conocimientos y habilidades. Reconoce la categoría de herramientas que tienen los recursos informáticos y las aplica desde esa perspectiva, no centra la tarea humana en la computadora y programas sino éstos como medios para realizar nuestras tareas con mayor calidad y eficacia.